¿Por qué cuidar los pies durante el verano?

Los pies son el soporte de nuestro peso corporal, el protagonista de nuestro mecanismo natural de traslado, además, están expuestos a esos esfuerzos al salir como: bailar, correr o llevar tacones. El cuidar los pies, es imprescindible para nuestra salud y estética, pues, ¿A quién le gusta unos pies resecos, con hongos y roturas que no nos permitan caminar correctamente?

Cuando nos referimos a los pies, hablamos de una parte de nuestro cuerpo que en muchas ocasiones suele pagar la consecuencia de nuestros malos hábitos, como malas rutinas veraniegas, sedentarismo excesivo, esfuerzos físicos o costumbres poco sanas.

Cuando llega el verano, el cuidar los pies, resulta ser una acción necesaria para mantener nuestra salud podológica de manera óptima. Además de no avergonzarnos por unos pies pocos sanos en lugares públicos donde es inevitable su exposición.

Durante la época más calurosa del año, donde las temperaturas son elevadas, nuestros pies merecen un cuidado mayor, pues, en este periodo es bastante común que surjan algunas problemáticas en los pies como: re-sequedad, ampollas, irritaciones, agrietamientos en los talones, hongos, entre otros.

Estas problemáticas generan dolor al caminar; perjudicando nuestro óptimo andar, así como mal olor y complejo al momento de quitarse el calzado en lugares públicos como playas y piscinas. Por ello, y porque es justo y necesario brindarle la atención necesarias a nuestros pies que soportan un montón de actividades día a día, a continuación mencionaremos algunas recomendaciones para cuidar los pies durante el verano.

Utilizar calzados cómodos y frescos

Durante el verano, con las altas temperaturas, el usar un calzado no apto puede perjudicar tu salud podológica, provocando talones secos o grietas. Es por ello, que con el fin de cuidar los pies, recomendamos utilizar un calzado veraniego que tenga el equilibrio entre cómodo y fresco, además de evitar el uso de agua caliente en los pies.

Además antes del inicio de la temporada, es indispensable usar jabones y cremas hidratantes que incluyan componentes o principios activos naturales.

Como consejo para que el área de los pies absorba de manera óptima las cremas hidratantes a utilizar, es importante el uso de la piedra pómez con el fin de que ésta retire la piel seca en el área de los talones, su manejo es aconsejable al menos dos veces por semana.

No andar descalzos

En el verano, los sitios públicos suelen estar mucho más concurridos, por lo tanto, el riesgo a contraer hongos y bacterias es mucho mayor. Llevar los pies descalzos mientras estamos en áreas húmedas como la piscina, playa, baños públicos, pueden provocar la aparición de hongos en nuestros pies.

Los hongos afectan nuestra salud podológica y suele provocar picazón, mal olor, manchas o vesículas, además de resultar contagiosos y en contra de nuestra estética; produciendo una apariencia desagradable a nuestros pies.

Por ello, para cuidar los pies durante el verano, recomendamos no andar descalzos en sitios públicos y húmedos, además de lavarse correctamente los pies posteriormente de asistir a sitios concurridos.

Usar protector solar

De la misma manera que protegemos nuestro cuerpo de los rayos ultravioletas, pues hay que resguardar nuestros pies. En verano, nuestros pies suelen estar expuestos a los fuertes rayos solares, pues, esto es inevitable cuando se está en la playa o en la piscina, además que generalmente los cazados veraniegos suelen ser abiertos, permitiendo  la exposición del sol a nuestros pies.

La piel que recubre nuestros pies es delgada, por lo tanto, mucho más propensa a sentir los fuertes rayos ultravioletas. Cuando no protegemos los pies de la exposición del sol, pueden llegar a insolarse; causando dolor, enrojecimiento, dificultad para caminar y ardor.

Es por ello, que recomendamos utilizar protector solar para cuidar los pies en verano, además de utilizar una crema hidratante la noche previa a la exposición solar.

Exfoliación y uso de cremas hidratantes

Durante el verano resulta bastante común que nuestros pies sufran de re-sequedad, ya sea en el área de los dedos, las uñas, los talones, en la planta o en el área que enlaza la pierna con el pie.

De esta forma puedes evitar la re-sequedad y cuidar los pies en verano, aconsejamos utilizar cremas hidratantes, aumentar el consumo de agua y exfoliarse regularmente.

Ir arriba
¡Bienvenido a Foot&Body!

Consigue tu 5% de descuento*

¿Cómo nos has conocido?:*

*Oferta no acumulable a otras en vigor. Sólo se puede usar UNA VEZ por persona.

Abrir chat